Entrevista a Reyes del Amor

El equipo de eurofanweb.com ha conseguido entrar en contacto con Reyes del Amor, barcelonesa de nacimiento, historiadora y documentalista especializada en el Festival de Eurovisión en España, y nos ha concedido una entrevista llena de titulares sorprendentes.

Reyes del Amor Entrevista

1.- Si tuvieras que definir al Festival de hoy en día, ¿qué tres adjetivos utilizarías y porqué?

El Festival de hoy día se ha reinventado y adaptado a los nuevos tiempos del espectáculo televisivo, es un macro show televisivo con una producción extraodinaria. Es muy perfeccionista en las formas externas, pero ha perdido el alma, lo distinto de todo lo demás, su seña de identidad y se ha convertido en un programa muy previsible, que busca sólo la imagen y nada la calidad musical al perderse uno de sus mejores encantos, las orquestas en directo. Desde 1999 Eurovisión no es lo que era, soy una nostálgica romántica, que le vamos a hacer.

2.- La evolución a lo largo de las décadas es notable, ¿cuáles son para ti los tres o cuatro momentos que han supuesto una nueva revolución en el Festival y porqué?

Los años clave de revolución fue en 1965 cuando gana la primera chica pop yeyé, France Gall, después con la llegada del color en 1968, otra en 1974 con la victoria de ABBA donde cambió todo el esquema en cuanto a canciones, vestuario y propuestas. En 1993 la entrada de los países de la Europa del Este con cuentagotas, pero de vital importancia para el futuro cambio de giro del Evento. En 1998, la victoria de Dana International dio un nuevo modelo al show, de nuevo el espectáculo y el titular por la situación personal de los protagonistas, aparte de la música, apoyado por el televoto ya generalizado. Y tras 1999 el final de las orquestas y el hacerse entre 2000 a 2015 un espectáculo barroco y extramusical aunque de mucha calidad en cuánto producción, como cualquier show de la MTV.

esc1965.jpg esc1968win.jpg
1963 – France Gall 1968 – El color
ESC1974WIN ESC1998WIN
1974 – Abba 1998 – Dana

3.- Sabemos que para un eurofan que ama la historia del festival es casi imposible decantarse por sólo uno, pero ¿cuál es el momento eurovisivo que más ha logrado emocionarte?

Son muchos pero te voy a poner dos, cuando vi el no triunfo de nuestra Betty Missiego en 1979 por televisión, me dio mucha pena y rabia a la vez. En 2004 la conocí en TVE en los programas especiales para Eurovisión y me encantó recordarle cómo viví su momento. Y en 2003, cuando vi en directo el Festival en Riga y tuve oportunidad de conocer a todos sus participantes, en especial aquella copita de champán que tomé con la ganadora de Turquía, Sertab Erener tras su victoria en un hotel, no lo olvidaré, fue emocionante.

4.- Muchos eurofans ven en el proceso de votaciones el gran problema que arrastra el Festival, como experta en el mismo ¿cómo se podría mejorar?

Se podría mejorar por supuesto, si sólo votasen los países que participan en la final, no los más de 40 que optan ahora, volviendo al sistema dictado de 1 a 8, 10 y 12 sin que salgan las caras de unos histriónicos portavoces del jurado, y poniendo el valor del televoto al 25% y jurado profesional al 75%. Las votaciones se hacen infinitas. Muchas veces el público vota al tuntún en medio del jolgorio temas sin calidad musical por el aprecio a ver quién da más la nota o quien hace el mayor “espectáculo” o hasta cosas extramusicales como temas de simpatías subjetivas, vecinismos, cuestiones políticas o aspectos personales respecto al artista alejados de la idea con la que nació este espectáculo, valoración de la canciones, su música y la ejecución de sus cantantes en riguroso directo.

5.- Las relaciones socioculturales e históricas entre los países son el “lifemotive” de las votaciones ¿significa que cuántos más países próximos o fronterizos se tenga, más opciones hay de ganar?

Lo digo en la otra pregunta, aunque es algo muy controvertido, el televoto hace que se vote muy a lo cercano porque es normal. Los artistas de un área concreta europea son más votados por ser conocidos o de estilo musical familiar. Las ententes por simpatías musicales siempre han existido, los nórdicos ya desde los años sesenta, como también España la pasión por Italia, los votos de Portugal que a veces nos salvaron del desastre total, otras como en 1979 nos hicieron perder el Festival, o cosas curiosas como que los francófonos votaron poquito la representación de una Suiza que llevaba a Céline Dion, un largo etcétera. Pero no nos engañemos, ahora gana el que mayor espectáculo haga, no la mejor canción, sí el mejor número. Es curioso que grandes estrellas no hayan ganado y otros artistas menos conocidos sí, la canción es lo vital y su puesta en escena. Son tres minutos de gloria que se tienen o no en el momento clave.

6.- ¿Qué opinión te merecen los estudios históricos que eurofanweb.com ha realizado para explicar las relaciones existentes entre los países pertenecientes a cada bloque? (eurofanweb.com, sección HISTORIA / BLOQUES )

Me parecen iniciativas geniales, aquellas que aproximan la historia del show a los curiosos por el tema y a los seguidores de todos los tiempos. En una labor cultural encomiable porque no sólo se analiza y secuencia la historia del show en sí sino también de la historia musical pop de más de medio siglo y las tendencias en idea de voto. Quizá las estadísticas suenan frías pero si se sustentan con contenidos explicativos bienvenidas sean.

7.- Durante años hemos visto países de primera y países de segunda, es decir, países que con independencia del tema que envíen, siempre copan buenas posiciones ¿esta disyuntiva que parece muy potente en estas décadas, no va en contra de la calidad de los temas y de por sí del Festival?

Pues sí, porque como he dicho, se votan subjetividades, las filias y fobias absurdas que nos apartan de la música. Eso da al espectáculo una etiqueta que el gran público recibe como “se votan entre ellos y siempre ganan los mismos países” aunque vemos que cada año gana un país distinto. La percepción es porque “siempre” son los mismos países copan los puestos de cabeza por esos controvertidos “vecinismos”, nórdicos y Europa del Este principalmente. Centroeuropa y el Mediterráneo no es tan evidente o descarado. Pero esto va por décadas, en los sesenta y setenta eran los francófonos los líderes junto a los anglosajones. La década dorada de Irlanda en los noventa, ahora son casi invisibles, desde 1999 la etapa dorada sueca, con sus baches, etcétera. Todo pasa y todo llega, nuestra segunda etapa dorada está por llegar y llegará tarde o temprano a no ser que dejemos de participar, que eso también puede llegar.

8.- RTVE ¿Quiere ganar o sólo participar? ¿Es el problema o es la solución?

Pues eso se lo tendrías que preguntar a ellos, a quien sepa el entramado. Yo sólo digo que el camino de los últimos años no es el ideal porque se improvisa mucho y se desaprovechan buenos artistas con canciones muy malas en el 80 por ciento de los casos. La idea sería ir a ganar, si es sólo por participar, pues ya participamos desde 1961 sin dejar un solo año de salir, por algo será.

9.- España ha ganado en dos ocasiones de la mano de Massiel (1968) y Salomé (1969) ¿qué hay de cierto en los rumores de la “adquisición” del Festival del 68 por parte de Franco?

Nadie puede demostrar eso, como nadie puede demostrar los presuntos trapicheos de los años presentes. Las leyendas se agrandan por la literatura periodística sensacionalista, esa que da mucho morbo a todo quisqui. Pero el que sepa algo que vaya a un Juzgado y lo denuncie. Antes eran menos países y quizá podía haber más cercanía entre delegaciones, pero está claro que nuestras victorias son por derecho porque tanto Massiel como Salomé hicieron magníficos directos con temas que siendo bastante simples los engrandecieron con un buen directo y unos magníficos arreglos musicales, algo de lo que estamos carentes ahora. En Eurovisión ganan canciones, no estrellas, Cliff Richard no pudo con Massiel y Lulu no era mejor que Salomé en su noche a un siendo estrellas mundiales. Lo que sí está claro es que España entre 1966 y 1973 iba a Eurovisión a ganar y de ahí dos victorias, dos segundos puestos, un cuarto lugar, un sexto, un séptimo y un décimo. Desde 1974 parece que nos hemos empeñado en ir sólo a participar y así nos va.

esc1968win.jpg hqdefault
1968 – Massiel 1969 – Salomé

10.- Como en cualquier competición, se requiere de un juego de relaciones entre distintas delegaciones ¿porqué España no sabe jugar a relacionarse internacionalmente a este nivel?

En deporte somos líderes cuando hace 25 años no éramos nada. Con Eurovisión faltan ganas siendo un programa muy seguido y popular en nuestro país. Si a la gente les das mediocridad al final se acostumbran, pero cuando empecemos a dar victorias de España en Eurovisión, la calle saldrá a decir que todos somos Eurovisión como pasó con la selección española de fútbol en 2010. Faltan ganas internas e idea de proyección en ese campo. No echemos la culpa a los demás con otra coletilla de la pena, “como nos tienen envidia, es que no nos quieren…”, no es cierto. O llevamos buenos temas, buenos números, o no ganaremos nunca.

11.- El idioma en el Festival ¿Debería recuperarse la normativa linguística o debería España plantearse el inglés como lengua vehicular?

Odio la palabra lengua vehicular, algún partido político la utiliza mucho en los últimos tiempos y me parece una catetada o complejo de inferioridad. Un tema si es bueno gana sea en español, inglés o arameo. España que cante en lo que quiera pero que lleve un tema de consistencia y una actuación de sea distinta, sin imitar estilos que otros ya hacen muy bien.

12.- Las aperturas a nuevas regiones que el Festival ha llevado a cabo, en su día al Este y los Balcanes, parece tener como nuevo objetivo el “Planeta Tierra” tal y como lo demuestra la participación regular de Australia ¿qué opinión te causa este nuevo proceso aperturista?

Como todo lo que está pasando en los últimos 15 años el sentido de menos es más se está perdiendo y si sigue habiendo un más y más sin ton ni son al final el concurso acabará muriendo o degenerándose aún más de tanto rebañar la chocolatera de loro, con eso lo digo todo y perdón el trabalenguas.

13.- Para terminar: Cuéntanos (si fuera posible) un secreto / anécdota que nunca hayas confesado en tu labor como documentalista y erudita del Festival.

Como son secretos, los secretos nunca los cuento y como no soy erudita de nada, menudo adjetivo simple y generalista que me colocó alguna redactora en un faldón, sobre Eurovisión todo es muy subjetivo, no hay erudiciones que valgan en esto de las eurovisiones, y perdón por la pequeña acotación. Si os puedo confesar que no hay nada demasiado oculto en Eurovisión, es todo bastante transparente, los notarios levantan acta de todo, absolutamente todo y en eso debemos creer, la ley es ley. Son sólo canciones en una noche de primavera desde 1956 que nos unen a toda Europa, no tiene más allá. Como documentalista para algún medio mi experiencia siempre ha sido muy positiva, han valorado mi aportación de documentación que ha servido más o menos para dar contenido a algunos programas, algo que no es muy complicado para mí como historiadora y seguidora del show. Espero que haya en el futuro otros muchos documentalistas que también aporten su sabiduría en los medios que es mucha para enriquecernos todos de todos que es lo que vale.

Agradecemos enormemente el tiempo que Reyes nos ha dedicado para todas y cada una de las preguntas, los titulares y su sinceridad.

Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo de eurofanweb.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: