“Yo soy eurofán, no un eurotalifán”

Definitivamente soy de otro planeta. Mi pasión desde niño es Eurovisión. Mi pasión y mi afición. Lo que más me gusta atender cuando tengo tiempo libre es escuchar canciones, remirar festivales antiguos, estudiar datos, escuchar opiniones. ¡¡¡ESCUCHAR opiniones!!! ¿Qué es eso de escucha ideas distintas? ¿Pero acaso se debe escuchar cosas distintas a las que uno piensa? ¿Para qué? Pero si…creo que prefiero, discutirlas, rebatirlas, aceptarlas y compararlas. Aunque he de aceptarlo, lo mío no es normal, no es lo común. No es lo que se espera de alguien aficionado a Eurovisión.

No intento imponerme, ni machacar al que no piensa como yo, intento no exagerar mis reacciones, racionalizar mi afición tratando de huir del fanatismo. ¿Se puede ser eurofán sin ser fanático? ¿Es posible? Parece que no, soy un bicho raro, así me siento.

Prefiero escuchar “To nie ja” a insultar por Twitter al representante que se ha elegido y a priori no era mi primera opción en la pre. Sin duda prefiero volver a ver la semifinal de 2004 (una de las mejores de la historia) antes que lanzarme a insultar a otras webs. Me decanto por  leer las opiniones siempre inteligentes de Reyes del Amor a las de otros que solo quieren aumentar las visitas de sus blogs. No disfruto insultando al otro, ni tan siquiera cuando mis compañeros de web alucinan estupefactos cuando les digo, que para mi, “Vrede” debía haber ganado aquel festival celebrado en la campiña de Milstreet, o cuando Marta insiste en que el mejor representante de Suecia ha sido Eric Saade (¿Cómo puede asegurar tal cosa?).

Acepto cuando alguien asegura que lo mejor que se hizo en Eurovisión fue quitar la regla idiomática. Tengo la mala costumbre de respetar. ¿Respeto? ¿Eso qué es? ¿Pero la palabras respeto y Eurovisión son compatibles? No se como consentí que quitaran la orquesta del Festival sin quemar la sede de la UER… ahí si que hubiese demostrado mi amor por el festival… ¡Sin duda! ¡Es lo que se se espera de mí! ¿O lo que se espera de mi es ser un eurofanático?

Lo siento, pero no. Me aparto de eso. Prefiero disfrutar mi afición (porque no es otra cosa), vivirla, a convertirme en lo que nadie en este círculo no debe ser. Lo que no significa que no me moje. Todo lo ocurrido desde que “OT” dejó de ser el método para escoger a mi representante (si, MI representante porque también lo es) ha sido un despropósito. Galas de preselección con las que aún tengo pesadillas (véase 2005, 2007, 2008 o 2009 por poner solo 4 ejemplos), elecciones internas más que sospechosas que tuvimos que digerir como si fuese un “Bloody Mary”, que otra cadena ajena por amiguismos entre directivos se apoderase del Festival y encumbrase al gracioso de turno como nuestro abanderado en Belgrado o tratar de comprender porque jamás la SVT tuvo entre sus manos el dossier que Barei y su equipo prepararon con tanto mimo.

Nunca entenderé porque ex deportistas pueden comentar retransmisiones deportivas, y sin embargo Eurovisión en España no está en manos de gente que conozca el negocio ¿O es que acaso el negocio es ir al Festival solo por ir, sin opciones ningunas de ganar?. ¿Por qué no cuidar los detalles? En serio, ¿Era necesario poner a Xavi Martínez como jurado cuando estaba más que clara su vinculación con Manel? ¿No se podía haber invitado a Rybak una semana antes? ¿En serio tengo que creerme que las cosas no se pueden hacer de otra manera porque me diga Toñi Prieto en Spain Calling que “las cosas no son tan fáciles”? La respuesta la conocemos todos , lo que hace aún más incomprensible la actitud de RTVE a la par que no justifica todo lo que algunos eurofanáticos están llevando a cabo tras la designación de Manel.

Vuelvo a mojarme. Manel era mi primera opción hasta que le vi en directo. Para mi faltó algo. Y sin duda me convenció Maika Barbero, a la que hubiese mandado a Kiev con los ojos cerrados. Pero una vez  elegido, mi apoyo lo tiene. ¿Por qué? Sencillamente porque me gusta más vivir el Festival apoyando a la candidatura que me representa  y porque él no es más que otra víctima del sistema. Sistema viciado y corrupto en el que participamos todos. Si, todos. Cuando las pruebas de que todo estaba “amañado” se sacan a posteriori pierdes credibilidad, has sido cómplice de un sistema, a parte de haber sido un cobarde y has contribuido a que terceros (Mirela en este caso) pasase un rato que no mereciese. Los pasos adelante se dan a su tiempo, porque ya sabemos que “A río revuelto, ganancia de pescadores”.

Dicho todo esto. Reitero mi apoyo a Manel y desde aquí me ofrezco a RTVE para gratuitamente ayudarles a revisar el sistema, luchar contra lo viciado, y empezar una nueva era. Pero para que llegue ese momento todos debemos hacer examen de conciencia: alejarnos del fanatismo y acercarnos a nuestra afición, acercarnos en definitiva a…. Eurovisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: